Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

viernes, 26 de marzo de 2010

TRANSCRIPCIÓN DE UNAS TRADUCCIONES DE KIRAEL QUE HICE A FINES DEL VIAJE EN BASE A FOLLETOS DADOS-INICIO DEL VIAJE COMO ALEXIIS

“Así que este, mis amigos, es el amor que quisiera compartir con ustedes en el día de hoy. Yo estoy orando con ustedes. Yo espero por todo lo que valgo de que ustedes se salgan de este conocimiento de que han sido tocados por algo profundamente dentro suyo, porque verán, cuando ustedes me hablan durante el Gran Cambio, me van a sentir en su corazón.

Ahora bien, algunos de ustedes en este momento me pueden sentir en su luz, y no es como si yo fuese un fantasma o algo que se tenga que cruzar o que tenga que venir y pararse delante de ustedes. Yo puedo sentir a cada ser que está leyendo esto ahora y justo en este momento yo les he ofrecido todo lo que he aprendido de la fuerza Creadora y de todos los miles y cientos de miles de años que he estado trabajando como guía. Yo les ofrezco todo esto a ustedes en este instante al alcanzar a su interior y tocar a la luz de su corazón.

Traten de sentirme si pueden. Cierren sus ojos sea donde sea que estén y simplemente sientan la pasión. Cada uno de ustedes que está leyendo esto, no importando en qué país se encuentre, no importando donde estén, pruébenlo, ábranme su corazón en este momento, sientan mi amor, porque vengo aquí no para enseñar, sino para compartir la sabiduría que a cierto nivel ustedes ya conocen. Yo vengo a recordarles que el Creador los está amando todo este tiempo, tal como yo lo hago.

INICIO DEL VIAJE COMO ALEXIIS

Tal como me lo habían indicado, tenía que comenzar a recorrer el sendero de Alexiis, literalmente fijándome primero en el dedo gordo del pie que ponía por delante, luego en el empeine, en el talón, etc., fijándome en cómo camino e informando todo lo que me pasaba.

Mi primer mensaje lo envié el 26 de octubre del 2005, ni bien regresé de Hawaii, pero por supuesto no quería que nadie sepa quién era en realidad. O sea, como Anita Manasse era bastante conocida por mis años de traductora, pero no quería que alguien leyese lo que tenía que comunicar por el simple hecho de serle fiel a la traductora.

A raíz de ello, comencé toda esta nueva aventura utilizando mi nombre cósmico de Alexiis y abrí una cuenta especial para ese nombre para que no me puedan identificar. Ahora evidentemente el mentir o no usando un término tan fuerte, el engaño de que me valía para enviar mis mensajes, no podía durar, y el 7 de noviembre o sea a los pocos días, me equivoqué y mandé el mensaje de Alexiis de mi cuenta de Anita.

Ya ven, los secretos no se pueden mantener y mucho menos en este sendero que he elegido que me lleva a una total honestidad frente a todo lo que me va sucediendo y todas las experiencias por las que voy pasando, llevándome a que algunas veces hasta tenga que desnudar mi alma comentando lo que serían mis metidas de patas. Sin embargo, considero que esta honestidad es la única forma en la que les puedo transmitir lo que realmente hace falta para seguir este camino de crecimiento espiritual, en el cual estamos involucrados todos.

En esta parte del libro iré comentando un poco lo que me ha sucedido, aunque este material es algo que ha sido mencionado en los mensajes cortos que he ido enviando, pero a raíz de que la intención de este libro es la de servir como una guía, tengo que volver a repetir los principales comentarios, ya que por lo que me han indicado los Maestros este libró tendrá que ser como una especie de manual.

Sé que estoy en medio de una gran dualidad, entre lo físico y lo espiritual, y justo está en mí el encontrar el EQUILIBRIO, ya que me dijeron que durante mucho tiempo tengo que caminar entre dos dimensiones, una al lado de la otra, como líneas paralelas y que no se tocan, sino que siguen un camino hacia delante, siempre juntas pero sin tocarse.

Me avisaron que esto iba a ser muy difícil, pero que justamente tengo que mostrar a otros como se hace esto. Tengo que valorizar a mi propio Yo Superior. ¿Se imaginan cómo si me apoyo en la Fuente y no cumplo? Upsaaaa… ese fue el viejo yo con su minusvalía y su no creerme capaz. Pero yo sé que Yo Soy lo Que Soy, sólo tengo que aceptar que está al alcance de mi mano.

Todo el tiempo me está dando vueltas cómo expresar lo que siento, lo que vivo, ya que es tan, tan difícil todavía encarar el camino que me han señalado. Caminar en dos dimensiones a la vez. Por si no lo saben, soy una mujer de más de 73 años de edad y ahora repentinamente me dicen que tengo una misión totalmente diferente a la que yo estaba convencida que era la mía.

Sinceramente en los años anteriores a este viaje he seguido el camino espiritual, con sus altibajos, pero tranquila considerando que mi misión era la de la enseñanza, las traducciones, los grupos, etc. Siempre consideré que era una bendición a mi edad tener todavía semejante meta y ni por un segundo se me cruzó por la mente que eso podía cambiar.

Repentinamente me vengo a enterar que eso no es así, que no me puedo excusar en la edad, que sé que cuando lleguemos finalmente a la Ascensión ya no tendrá importancia, pero aquí sí la tiene, y el cuerpo físico especialmente la hace sentir.

Ahora se me ha abierto un panorama totalmente nuevo de lo que tengo que hacer, con un Maestro que incluso me ha dicho que estoy retrasada, y los otros insistiendo en la urgencia de realmente tener la seguridad de que Yo Soy capaz de hacerlo.

Sé que mi camino está lleno de amor y de luz, que tengo el respaldo muy, muy amplio de los seres de luz, que me han guiado, sin saberlo yo, a lo largo de un gran trecho del camino.

He aprendido durante las semanas maravillosas en Lemuria lo que es el amor, pero el amor real, incondicional, el simplemente sentir la necesidad de abrazar al otro ser humano, porque todos somos Uno y lo que él sufre yo también lo estoy viviendo.

Este amor no se puede comparar en absoluto con el amor de una pareja, que también he tenido la gran suerte de haberlo experimentado en mi vida, habiendo estado casada casi 46 años antes de que trascendiese en forma repentina, pero sé que me acompaña en mi camino desde el otro lado del velo, alentándome a seguir adelante y durante su vida habiéndome conducido a ser lo que Yo Soy.

Gracias infinitas por todo lo que me brindaste, que hoy en día recién comienzo a darme cuenta de que aparte de haber sido mi amante, mi esposo, el padre de mis hijas, has sido mi Maestro. No me había dado cuenta de ello, pero lo que sí, ahora a medida que voy avanzando en mi sendero me salta a la memoria que cuando yo comencé a anotar mis vivencias y descubrimientos cuando inicié el estudio de la metafísica, y escribía y escribía, te paraste a mi lado con tu amorosa sonrisa preguntándome: “¿Tienes idea de lo que estás haciendo?”. No, no lo sabía, me dijiste que estaba haciendo un auto-análisis y realmente a lo largo de esa escritura por ejemplo fui descubriendo que no había nacido el día en el que mis padres me dijeron, y nunca he podido averiguar el porqué de esto.

Yo nací en Alemania en una ciudad grande, así que no es que haya nacido en el campo en donde los chicos a veces se anotan recién varios días después, no, nací en plena ciudad industrial y comercial y más aún, mis padres siempre me insistieron que había nacido un día domingo y en realidad primero descubrí que la fecha era un viernes y luego varios años después resulta que ni siquiera la fecha correspondía, así que en realidad nací un miércoles.

Todo este asunto me hizo sentir completamente desubicada, desarraigada, sin saber realmente quién era, con una sola certeza, de que era mujer. Por supuesto tanto las respectivas cartas natales como los estudios numerológicos difirieron ampliamente en sus análisis debido a todos estos cambios. El porqué esto fue así, quedará en la incógnita de los anales del tiempo.

Desde el día que me casé, a los 20 años, he utilizado el apellido de mi marido, ya que para mí, la chica soltera, no era merecedora de nada. Así que es así como adopté el nombre de él y lo seguí utilizando hasta el día de hoy, porque me daba seguridad, me hacía sentir que era alguien y no quise saber nada de mi nombre de soltera.

Ahora nuevamente en el juego de la vida me he visto enfrentada a tomar una decisión de qué apellido llevar, y finalmente se me prendió la lamparita de que había llegado el momento de que me tenía que parar con mis dos pies firmemente plantada en la tierra y Ser Quien Realmente Soy, o sea, Anita Alexiis Stern.

Cuesta aceptar esta modalidad nueva como MI VERDAD y no dejar que el viejo complejo de inferioridad se adueñe de mí. Tengo que estar parada en mi verdad.

OBSERVACION

No pensaba que tan pronto ya tenía que interrumpir el relato, pero resulta que siempre tengo la costumbre que cuando escucho que varios mails entraron a la bandeja de entrada, fijarme si hay algo importante.

No se pueden imaginar cuál fue el impacto al enterarme que Kahu Fred Sterling sufrió un pequeño derrame cerebral, pero nos avisaban a todos que estaba saliendo bien, habiendo recuperado su movilidad y habla.

Esto me trajo a la memoria que cuando estuve ahora en el último crucero a principios del mes de septiembre 2006, me impactó cuando lo veía canalizar a Kahu, ya que su esposa le insistía que se sacase los anteojos para canalizar – no sé por qué razón – y repentinamente le ví como un cráneo de muerto. No soy de tener premoniciones, pero recién ahí me dí cuenta de cuán avejentado se hallaba de aspecto, y evidentemente esto se debía a un exceso de trabajo, constantes viajes por el planeta enseñando y dando talleres, sin tomarse el descanso requerido.

No solamente me impactó esto porque al final de cuentas fue él y su grupo los que hicieron aflorar a Alexiis, sino que también me recordó cuántas veces en mis propias canalizaciones los Maestros me insisten en que tengo que aflojar la marcha y que tengo que dedicarme más a mi misma y no tanto a transmitir enseñanza a otros.

Más de una vez me han insistido en ello, en algo les he hecho caso, pero ahora la sacudida fue fuertísima para mí y la misma también involucra una gran enseñanza en lo que concierne a mi propio cuerpo físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada