Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

jueves, 17 de marzo de 2011

FUENTE LIBRO ¨ENSEÑANZAS ESPIRITUALES¨ DEL MAESTRO ENOCH Y DRA. AKALISUN. 5-ENSEÑANZA - LOS MIEDOS

Puedes hacerte vegetariano, cambiar muchos comportamientos negativos que has descubierto, hacer muchos cambios importantes en tu vida, pero si no eres capaz de trabajar con tus miedos no podrás seguir adelante y te estancarás espiritualmente. 

Por eso es tan importante trabajar para eliminarlos.

¿Cómo luchar con los miedos si no sabes que los tienes? Ese es el principal problema. 

Cuando alguien sabe con qué tiene que trabajar se pone manos a la obra pero si no sabe que los tiene, ¿cómo hacerlo? Lo primero que hay que hacer es reconocerlos y para ello es muy útil la lista que indique anteriormente pero añadiendo en ella los miedos que tu reconoces.

A los miedos hay que enfrentarlos nunca huir de ellos, porque si no los enfrentas te manipulan y bloquean y siempre serás su víctima.

Así que lo mejor es desenmascararlos y a continuación enfrentarlos. 

Un ejemplo puede ser: fobia (miedo) a los sitios cerrados.

Si decides que quieres acabar con ello, puedes meterte poco a poco en un armario y tú mismo, sin prisa, tomándote tu tiempo vas cerrando la puerta sin perder nunca el control de la puerta. La puedes abrir cuando quieras.

Al principio te costará y seguramente el primer día no podrás estar mucho tiempo y quizás no serás capaz de cerrarla pero si lo sigues haciendo te aseguro que lo conseguirás.

Es importante como utilicemos la mente en ese momento, el primer día hazlo con los ojos cerrados y piensa que estás en el lugar más hermoso que te puedas imaginar y así poco a poco vas abriendo los ojos y enfrentándote al miedo. Esta es una de tantas formas de superar esta fobia.

Más difícil de eliminar son los miedos emocionales. Seguramente no sabrás que los tienes, un ejemplo de esos miedos son: pensar que nunca vas a ser amado o miedo a amar.

El amor es el alimento para nuestro espíritu así como para el cuerpo y alma, por lo tanto quien no tiene amor es un hambriento, un mendigo de caricias.

El amor no se puede sustituir por nada. ¿Cómo enfrentarnos a los miedos? Primero reconociéndolos y luego queriendo eliminarlos.

No te pongas grandes metas, no quieras sacarlos de tu vida en un día cuando quizás han estado viviendo contigo toda tu vida.

Lo importante es que se vaya trabajando con ello diariamente con tesón y ganas de seguir creciendo.
 
He conocido a gente que no se ha separado de la pareja por miedo a la soledad.

Nunca se han parado a pensar que han perdido toda una vida enganchadas en un pensamiento negativo de no querer estar solas.

No se han dado cuenta que de lo que huían lo han vivido día a día porque no hay mayor soledad que la compartida.

Se han quitado la oportunidad de encontrar a otra persona y ser felices.

Una de las cosas que más cuesta aprender en el camino espiritual es a ser valientes y dejarte guiar por tu corazón.

Si tu corazón te dice: “Se acabo mi tiempo con este ser”, hay que ser valientes y dejarlo ir. No importa que en ese momento estés muy solo. 

Aprenderás a vivir con ello y serás sincero contigo mismo.

Te sentirás bien porque te darás cuenta que eres más fuerte de lo que tú mismo te creías y esa experiencia te mostrará muchas cosas de ti.

No estoy diciendo que todo el mundo que tiene problemas tiene que separarse.

Por el contrario hay que luchar por superar cualquier desarmonía que hay en nuestra vida, pero cuando uno está en el mundo espiritual se debe acostumbrar a dejar ir a mucha gente que ama.

La respuesta es sencilla, tú poco a poco vas creciendo gracias a tu esfuerzo personal pero no todo el mundo que conoces quiere lo mismo para sus vidas.

Cada uno es libre de elegir su momento, todos vamos a llegar a la misma meta pero a distintas velocidades.

Por lo tanto, unos antes que otros, ese momento solo lo puede elegir el alma de cada ser.

A eso se le llama libre albedrío, la libertad de elección. Pero si tu eliges crecer y el que está a tu lado decide ir más despacio llegará un momento en que no podrás soportar su energía.

Lo menos que sentirás será incomodidad, dolor, nerviosismo, etc. y al final no tendrás más remedio que alejarlo de tu vida.

Si poco a poco vamos eliminando los miedos el camino será más fácil de seguir. 

Cuanta más resistencia pongamos a los cambios, más nos va a doler.

La clave está en no resistirte, en dejarse ir pensando que el Universo es más sabio que tu.

Si te ponen una situación en la vida es porque la necesitas para tu aprendizaje y nunca te van a poner lo que no puedas superar.

Por eso cuando en la vida te sientas que ya no puedes más, respira profundamente y piensa que mañana será mejor.

No olvides nunca que a lo que le tenemos miedo es precisamente lo que atraemos porque la mente es muy poderosa y un pensamiento unido a una emoción fuerte, hace la mezcla perfecta para hacer magia y atraer lo que pensamos.

Ya sea malo o bueno, en este caso es malo. Así que ten mucho cuidado con tus miedos porque se te pueden hacer realidad.

Cuando tu mente empiece a generar pensamientos negativos sustituye estos por otros más positivos.

No le des alimento a los pensamientos negativos porque cuando te quieras dar cuenta se te habrá apoderando de tu mente.

Cuando empezamos a meditar lo primero que nos damos cuenta es que la mente va por su cuenta y en fracción de segundos aparecen pensamientos que minutos antes no teníamos y aunque los queramos apartar se empecinan en seguir molestando.

Lo mejor es dejarse ir no poner oposición a esos pensamientos y poco a poco tomar el control de nuestra mente.

Esos pensamientos negativos son especialmente peligrosos cuando se refieren a nuestros miedos porque si bien los pensamientos se pueden controlar, cuando se tratan de miedos nos sentimos bloqueados.

Conozco a alguien que tiene miedo a que le pinchen para sacarle sangre. 

Sabe técnicas de relajación y normalmente se relaja muy bien pero cuando le van a sacar sangre le tienen que pinchar estando tumbado porque su fobia llega a crear un estado de estrés tan elevado que en algunos momentos a impedido que la sangre saliese.

Este es un ejemplo claro de cómo la mente influye en nuestro cuerpo físico.

Lo difícil de los miedos es primero reconocerlos y luego dar el primer paso para eliminarlos de tu vida. 

Pero si eres capaz de dar ese primer paso el siguiente es más fácil.

Los miedos los hay de todo tipo, desde miedo a la soledad o a no ser amado hasta espirituales como puede ser el pensar que espiritualmente no se está evolucionando y se tiene miedo de no cumplir con la meta que se había propuesto.

Con tesón, paciencia y ganas de ser cada día mejor se consigue erradicarlos, pero nunca hay que dejar de estar atentos a las señales de ellos porque aunque creamos que los tenemos superados pueden volver con otra envoltura y engañarnos haciéndonos ver que son otros cuando la realidad es que no se han ido nunca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada