Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

jueves, 20 de mayo de 2010

Finalmente llega el momento del viaje. En mi casa siempre queda viviendo la señora que trabaja para mí.

Agosto 29, 2006: Finalmente llega el momento del viaje.

En mi casa siempre queda viviendo la señora que trabaja para mí, iba a venir a las 4 de la tarde ya que el remise venía a las 5, pero no venía y no venía. Ja,ja,ja…, mis nervios en plena danza nuevamente. Ya mi amiga, que me acompañaba a Ezeiza, había llegado. Finalmente creo que el remise y la señora llegaron más o menos juntos, ya que a ella no la habían buscado a la hora que se había estipulado.

Bueno, empieza la odisea, ya que a este viaje no lo puedo llamar de otra forma.

AEROPUERTO

Sabía que no podía llevar bebidas, ni nada cortante, ni frascos de crema, etc. por las nuevas disposiciones anti-terroristas.

Todo previsto, lo único que tenía en el bolso de mano era el esmalte de uñas, a la basura, un frasquito de 1,5 cm de colonia, a la basura. Como sufro de piel muy seca y tenía por delante un viaje de 36 horas, me puse menos de una cucharita de crema en un pastillero, porque la piel de la cara y especialmente los ojos, por lo secos, se ponen totalmente tirantes, pero no hubo forma de convencerlos, a la basura.

Antes del viaje había consultado con la línea aérea respecto a los medicamentos, o sea Bayaspirina fuerte, por los dolores de espalda y alguna gota nasal, etc. y me dijeron que todo tiene que ir en envase original, mientras que suelo llevarlo siempre todo junto en un bolsito. Así que tuve que comprar todo de nuevo. Y en la aduana, ahora de esto me di cuenta recién después, la caja de Aspirina también voló, aunque dudo que a la basura.

Además en el bolso de mano llevaba un estuche con las fantasías que uso y si no hubiera estado muy atenta a todo eso también volaba. Bueno finalmente pasé por la aduana y tenía como dos horas todavía de espera antes de embarcar.

Otra cosa más es que como todo fue tan a lo loco, por supuesto la tarjeta de crédito que llevaba no estaba en el lugar donde tenía que estar y ya en Ezeiza mis nervios no daban más. Pensando nuevamente que a lo mejor la había dejado junto con otras tarjetas que dejé en casa, pensando cómo hacer para llamar y que alguien me la traiga al aeropuerto. Nuevamente una irracionalidad total, hasta que se me ocurrió abrir una libreta donde anoto los gastos, y ahí estaba la tarjeta, porque había querido anotarme los datos, cosa que por supuesto por mis locas corridas, no pude hacer, y la dejé ahí adentro.

Saben, a mi me pasó que ya me creí bastante evolucionada y de repente me sentí como en el hoyo lleno de alquitrán que menciona Kryon, como que algo me está tirando para abajo, y abajo y no me deja pensar fríamente y analizar las cosas. No lo pude hacer en ese momento, lo único posible era aguantar y esperar que llegase el momento para comprender la razón de todo lo que me estaba pasando y qué es lo que tenía que aprender de ello.

Esto fue el inicio de mi viaje, como verán las enseñanzas son máximas y de a poco iré contando como sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada