Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

jueves, 22 de abril de 2010

QUÉ DIFÍCIL ES MANTENER LA ANTORCHA VIVA. Hace días que no vengo escribiendo nada personal ya que a veces resulta muy difícil mantener .

QUÉ DIFÍCIL ES MANTENER LA ANTORCHA VIVA

Marzo 18, 2006

Hace días que no vengo escribiendo nada personal ya que a veces resulta muy difícil mantener la antorcha encendida o permanecer despierta, olvidándonos de la luz que somos y que fundamentalmente tenemos que irradiar.

Sinceramente no había nada especial que consideraba tener que comunicar pero ahora repentinamente, después de haberme levantado a las 4 de la madrugada para estar un rato en la computadora, y siendo las 6 queriendo ir a dormir de nuevo, ya acostada me viene como una oleada la presencia de Alexiis y ya sé por experiencia, si no hago caso a ese llamado, entonces se pierde el mensaje que me llega.

Hace días que estoy con el ánimo así medio/medio, sin motivo específico salvo el problema físico de mis huesos al que no le encuentro solución. Después de mucha búsqueda infructuosa finalmente conseguí la dirección de una terapeuta china para hacerme el tratamiento que me había recomendado Águila Blanca en la canalización que tuve. Finalmente esperaba volver a escalar la cúspide.

Fui el martes 14 a la mañana, me recetó unos polvitos para tomar una vez por día y lógicamente tal como había indicado, lo podía tomar después de la merienda, diluidos en una taza de agua caliente. Hice al pie de la letra lo indicado, incluso que durante cinco minutos después debía permanecer en movimiento.

Aproveché para andar en la cinta eléctrica que tengo, pero al minuto y medio comencé con gran taquicardia, dejé a la cinta, me senté al escritorio, pero cada vez peor y peor. Terminé cerrando la computadora, me fui a sentar, tratando de relajarme, haciendo inspiración profunda, pero la cosa fue empeorando de tal manera que terminé tomándome la presión. Por segunda vez en mi vida me encuentro con una cosa totalmente descabellada, 15 y 13 y 120 de pulso.

Se que lo normal hubiera sido llamar a la urgencia médica, pero trato de superar las cosas sola. Dicho sea de paso cuando llamé a la terapeuta me dijo que a lo mejor era demasiado fuerte para mi que vaya a cambiarlo por una dosis más liviana. Demás está decir que terminó en la basura, ya que aquí tuve un aviso de alarma, qué sabía yo que me podía pasar si seguí tomando esos polvos.

Ahora bien, con un calmante, sentándome tranquilamente, respirando e invocando la ayuda de todos mis guías, maestros, ángeles, en fin todos los seres con los que estoy conectada, después de bastante rato conseguí hacer bajar la presión pero quedé hecho un trapo de piso con una debilidad tal que me tuve que ir a la cama.

Todo esto no lo iba a comentar, ya que considero que son mis propios demonios o cuestiones no solucionadas que aparecen de tanto en tanto. ¿Pero será esto realmente así?

WebSite: http://historiadeunatransformacion.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada