Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

martes, 16 de marzo de 2010

EL BARCO

Evidentemente el crucero se hacía en un barco de lujo de una línea noruega. Después de muchas idas y vueltas finalmente había conseguido tener una cabina para mi sola, por supuesto con el consiguiente incremento de dinero, pero debido a mi forma irregular de dormir, o sea que todas las noches estoy levantada un cierto tiempo trabajando, era imposible poder compartir una cabina.

Como no tengo ninguna experiencia en semejante tipo de viajes, ni se me ocurrió que tenía que asegurarme que fuese una cabina exterior.

Que susto me llevé cuando finalmente me indicaron la cabina y me encuentro frente a un pequeño camarote, en color rojo, eso no sería de importancia, pero sin ninguna luz natural, ni ventana, ni nada. Mi primera impresión era que me metía en una tumba. Tenía que hacer varias respiraciones profundas, repitiéndome que no sufría de claustrofobia, que lo iba a aguantar, pero hay que pensar que en mi vida normal soy alguien que vive con muchas ventanas y luz en la casa, tal es así que duermo al lado de una ventana que no tiene persianas y de noche me entretengo mirando en el cielo.

Además por supuesto la cabina era tan angosta que no me podía mover sin tener luz, así que también por primera vez en mi vida tuve que dormir con una luz prendida para no llevarme las cosas por delante, no solo de noche, sino también de día.

Yo realmente me sentía como dentro de una tumba, muy cómoda sí, pero tenía que luchar para no sentir asfixia. Todo esto lógicamente también tuvo influencia en todos los otros eventos que me han pasado.

Bueno, ahora seguiré con los eventos del día.

El domingo a la mañana hemos tenido una misa real ya que no hay que olvidar que la base del grupo de Kirael es una iglesia, no pertenece a ninguna de las religiones conocidas, sino que se podría decir que son libre pensadores o algo así, que promulgan el amor, la verdad y la confianza entre otras cosas. Oficialmente son reconocidos como iglesia, hacen casamientos, bautismos, etc.

Como sabía que Kahu es también sanador le comenté mi problema de los pulmones o sea que según los médicos tengo solamente un 34% de capacidad respiratoria y no se sabe si es de nacimiento o a raíz de que. Kahu me comentó que durante la semana en el crucero todos nos veríamos sometidos a un cierto tipo de curación ya que la finalidad de todo el viaje era reconectarnos con nuestra ancestría Lemuriana.

Ese domingo a la mañana Kahu mencionó algunos de los casos entre los presentes que necesitaban sanación y se acerca a la mujer que está sentada a mi lado diciéndole mis síntomas, como si fuesen los de ella, cosa que por supuesto me asombró muchísimo.

Luego pusieron cuatro sillas en el centro del salón y pidió que se levanten los que querían ser curados. Me levanté, me miró con asombro y me dice “pero fuiste vos la que me dijo esos síntomas” y luego me enteré que parece que mi energía tapó la de la otra mujer.

Bueno, es indescriptible lo que fue la curación. Yo estaba con los ojos cerrados, pero me di cuenta que había como una docena de personas a mi alrededor, tocándome, emitiendo energía y a mis pies se sentaron las dos mujeres ciegas, que sinceramente emitieron una energía tremenda. Todo esto se acompañó de cánticos de las sanadoras. Algo impresionante. Me levanté toda mareada hasta incorporar toda esta energía.

No he contado todavía que en el crucero nos acompañaron dos mujeres americanas, invidentes, con sus respectivos perros lazarillos, las cuales eran un amor y junto con ellas pasé unas hermosas horas maravillándome cómo se atrevieron enfrentar semejante aventura sin que ninguna de ellas pudiese ver en absoluto. Esto es una clara demostración que no hay absolutamente nada en la vida a lo que uno no se puede enfrentar, si se tiene la voluntad y el amor correspondiente. Ellas son un ejemplo viviente para mí que nunca olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada