Seguidores

PENÚLTIMO LIBRO

PENÚLTIMO LIBRO

ATENTO AVISO

jueves, 1 de abril de 2010

ANSIAS DE LOGRAR LA COMUNICACIÓN

Estoy bastante ansiosa porque la comunicación esperada con Auralias no se está produciendo. Desde ya no tengo idea alguna cómo va a ser, ya que al no ser canal, ni idea.

Una vez una noche, justo a eso de la medianoche, siento repentinamente un ruido como de unas campanitas, sin poder localizar de dónde provenía. A mi me habían dicho que esté atenta a cualquier tipo de cosa fuera de lo común, ya que podía ser una señal de que se trataban de comuni-car conmigo.

Fenómeno, encantada, ¿pero cómo? Estaba escribiendo así que dejé la computadora prendi-da, puse una página en blanco, con los dedos apoyados en el teclado (no necesito mirar el teclado para escribir), cerré los ojos y comencé a respirar profundamente. Pensé que si en esta forma podía recibir mensajes sería genial ya que simplemente tenía que escribir las palabras que me llegaban.

¿Ilusa yo? Evidentemente. Sin embargo, comencé a sentir cómo se formaba una presión en mi interior, luego se convirtió en remolinos que empezaban de color claro abajo y luego arriba se perdían y la sensación fue que eso iba en aumento y estaba esperando que de un momento a otro el remolino me iba a agarrar y llevar a no sé donde, o hacerme escuchar, o no sé que.

Lamentablemente por algún motivo me sentí impulsada a abrir los ojos y me encontré con la pantalla en negro, o sea que lo que iba anotando no salió escrito y parece que la fuerza interior que sentí apagó la computadora.

Esto que acabo de relatar lo escribí después, pero el momento de cualquier contacto se había ido. Así que evidentemente el sistema de la escritura automática no funcionaba para mi, o por lo menos todavía no.

Yo sé que en dos oportunidades más lo traté de hacer, pero lo que escribía no tenía ninguna clase de sentido. Así que me tuve que conformar que
que por ahora no podía canalizar. Seguía la esperanza de que algún día sí, pero sin saber cómo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada